Estética de un proceso

proyecto

Existe una preocupación en torno  a qué es lo que  sucede con las cosas que consumimos, algunos se preocupan por no errar en la selección de un diseño optimo tanto funcional como agradable a los sentidos, todos nos preocupamos por consumirlos y establecer una demanda la cual se revoca en una mayor eficiencia de los productos de un mercado, sin embargo somos pocos los que nos preocupamos por lo que sucede después de lo consumido o lo consumible.

En este ejercicio de reflexión sólo intento aclarar algunas cosas de índole estético-social, las cuales están muy arraigadas a lo personal cuando en realidad son un elemento más de producción masiva e impersonal.

¿Será cierto que al modificar la apariencia de un producto éste deja de serlo para convertirse en otro? En este punto en particular quisiera centrar mi propuesta.

Dentro de los procesos de mercadotecnia encontramos una conjugación un tanto curiosa a mi entender, la cual es: Producto-consumo-desecho, esta conjugación lo que tiene de especial es que pretende  ser  la base para todo sistema de consumo, teniendo como premisa la auto generación en sí mismos bajo una autosuficiencia de mercado la cual les permite establecerse en un sector propio de sus necesidades, desarrollando así un icono de identidad  de  tal manera que ya no cuentan con el claro mensaje verbal sino con la sutileza de suaves signos que los diferencian dentro de toda una gama de productos con un mismo fin.

Estética de un proceso no tiene más pretensión  que mostrar este proceso de adopción, consumo y modificación de varios productos los cuales todos tienen la misma función “personal”. Estableciendo en ella este proceso natural del producto con  énfasis en el carácter artístico de la representación visual de dicho proceso.